Two Weeks in Colombia – Bogota II/Dos Semanas en Colombia – Bogota II

Two Weeks in Colombia – On my first full day in Bogota I just spent walking around, as I do most cities when I visit for the first time.  While most of the day is spent walking, I do enjoy to just sit and people watch and I did just that.  It was in one of the city’s main squares and one the city’s larger churches.  And as I said in my first piece about the amount of homeless, it was in front of the church I found the most, men and women sitting there hoping someone would help them any way possible.  Like so many cities around the world they’d become a part of the city’s face.

So many of my friends and family sadly believed the Bogota of the 90’s must still be the same as today.  The violence and a city streets littered with dead bodies and my personal favorite – the Cali Cartel driving throughout kidnapping tourists.  The level of ignorance of my fellow American’s when it comes to travel astounds me.  Well anyone considering a trip to Colombia you can put your mind at ease as none of that is true.  Bogota is a thriving metropolis no longer locked in the grasp of Pablo Escobar and Manuel Noriega and for those of that may not know, these men are dead.

———-

Something else I’ve learned in my seventeen years of travel when it comes to local cuisine sometimes it’s either eat or go hungry.  Now there were plenty of restaurants that cater to tourists.  The safe places like a Hard Rock Cafe, the places that you’ll find at any mall in the US.  If I wanted that I would’ve stayed in Boston.  I must always try the food native to that country.  For dinner that night the hotel recommended a place nearby.    The food varies by region as I’d come to find out my two weeks here and while there are foods that are and on this night I would enjoy some.

———- 

En Espanol

Dos Semanas, Colombia – En mi primer día completo en Bogotá sólo pasé caminando, como hago la mayoría de las ciudades cuando visito por primera vez. Mientras que la mayor parte del día se pasa caminando, disfruto simplemente sentarme y observar a la gente y lo hice precisamente eso. Estaba en una de las plazas principales de la ciudad y una de las iglesias más grandes de la ciudad. Y como dije en mi primera pieza acerca de la cantidad de personas sin hogar, fue delante de la iglesia a la que más encontré, hombres y mujeres sentados esperando que alguien les ayudara de cualquier manera posible. Como tantas ciudades alrededor del mundo se habían convertido en una parte de la cara de la ciudad.

Muchos de mis amigos y familiares creían que la Bogotá de los años 90 debía seguir siendo la misma de hoy. La violencia y las calles de una ciudad llena de cadáveres y mi favorito personal – el Cártel de Cali conduciendo a través de turistas secuestrados. El nivel de ignorancia de mis compañeros estadounidenses cuando se trata de viajes me asombra. Bueno, cualquiera que considere un viaje a Colombia puede poner su mente en facilidad ya que nada de eso es cierto. Bogotá es una próspera metrópolis que ya no está encerrada en las garras de Pablo Escobar y Manuel Noriega y para quienes no lo sepan, estos hombres están muertos.

———- 

Algo más que he aprendido en mis diecisiete años de viaje cuando se trata de cocina local a veces es comer o pasar hambre. Ahora había un montón de restaurantes que atienden a los turistas. Los lugares seguros como un Hard Rock Cafe, los lugares que encontrará en cualquier centro comercial en los Estados Unidos. Si quería que me hubiera alojado en Boston. Siempre debo probar la comida nativa de ese país. Para la cena esa noche el hotel recomendó un lugar cerca. La comida varía según la región, ya que había venido a descubrir mis dos semanas aquí y mientras hay alimentos que son y en esta noche me gustaría disfrutar de algunos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *